Salgado eleva al Bilbao en el estreno de la LEB en Miribilla

Últimas noticias | Diario AS Alfonso Herrán

La LEB no se aprende en una pretemporada, ni en un mes. Te va prendando poco a poco. Es una Liga que cuando has ido a por tabaco en la ACB y no vuelves hasta 14 años más tarde, la palpas y no reconoces nada familiar. Esos parciales, la sorpresa de un colista plantando cara al primero, compensaciones arbitrales... En ese aula de estudio anda el Bilbao Basket. Viene de un drama y parece que no sólo le vale con ganar, tiene que enamorar a Miribilla tras el zarpazo de hace cinco meses. En ese tiempo el club ha estado a punto de irse al garete por enésima vez, se ha visto inmerso en un concurso de acreedores y se ha intentado poner al día con un técnico debutante y en un torneo que no ha pisado nadie de la plantilla el año pasado. Ante la falta de certezas, ahí está Salgado, el mago que ya pisó esta categoría y la burló en un año con Vidorreta camino de la élite.

Lejos de esos ramos de flores y guiños amorosos que busca la plantilla, a mitad de travesía en su estreno en casa ante el correoso TAU Castelló, se dio cuenta de que lo principal ahora es sumar victorias. Sin mucha lírica se llevó la angustiosa prórroga en el primer encuentro del año ante el Oviedo y en este caso procedió de igual manera. Por eso al final uno de los jugadores decisivos fue el que representa la última rotación, un Rigo que metió dos triples seguidos en la primera parte para un parcial que marcó territorio de 13-0 (luego contestado por un 0-10 visitante) y encendió en el tercer cuarto la chispa que le faltaba a un equipo muy plan, en parte porque Salgado, aún sin la escopeta del triple calibrada, se veía desubicado. El orgullo de este hombre sin embargo, es gigantesco y tras un 0/9 en triples en la temporada, metió la supercanasta más importante, a falta de 1:57. Luego dio una asistencia de lujo en alley-oop para Lammers, su nuevo compañero de fatigas en el pick and rol, y empaquetó los tiros libres de la puntilla (85-78 a falta de 53 segundos). Miribilla rugió a lo bestia y eso pocos lo pueden soportar. Son más de seis mil gargantas, lo que suman un buen puñado de pabellones de la LEB juntos. 

Ocho puntos seguidos de Williams llevaron el 68-72 al comienzo del último cuarto. El TAU Castelló se lo empezó a creer y movió el balón con mucho más criterio, gestionando muy bien los espacios, pero le faltó romperlo. El RETAbet tuvo que tirar de riñones. Una antideportiva a José María García le puso de cara el triunfo. El TAU (ese nombre que tanto pone a Bilbao) se vino abajo y echó en falta unas cuantas bajas importantes que tenía. El postre fue el recital de Salgado, el base con más oficio de la categoría. "Contra Bilbao no vale jugar con otra nota que no sea diez. Ver este ambiente nos enseña a todos a crecer. Incluso emociona la presentación, no estamos acostumbrados a este tipo de montajes y partidos. No queremos que os vayáis pero seguramente lo hagáis", valoró el técnico visitante, Ten López. Mumbrú se vistió de traje por primera vez en la banda: "Estaba más pendiente del partido y ganarlo que de las sensaciones en ese lugar". Matulionis acabó con hielo en la rodilla y cojeando, con mala cara. Su dolor físico es mayor que la ansiedad por engancharse pronto a la Liga.

, , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
BP apunta que el petróleo y el gas acapararán sobre un 50% del mercado en 2040

El presidente de BP España, Luis Aires, ha abogado este miércoles por generar un marco de confianza y seguridad jurídica...

Close