River-Boca: que gane el fútbol

Portada de EL PAÍS José Sámano

Es hora de que Argentina apele a su infinito e incunable testamento futbolístico. Es hora de reivindicar a Di Stéfano, Maradona y Messi, víctimas de un país amnésico. De un país secuestrado por el matonismo de barras aún más infames que bravas que no disimulan su campechanía con dirigentes y políticos de guardia. Es hora de evocar al Gráfico, a la aguda pluma de Roberto Fontanarrosa, a la versallesca escritura de Jorge Valdano, a los penales eternos de Osvaldo Soriano, a la trovadora voz de Víctor Hugo Morales... En definitiva, es hora de que Argentina ponga entre paréntesis tanta lacra que la subyuga y se meta una sobredosis de autoestima futbolística. Tiene argumentos de sobra para un do de pecho. No solo ha sido un vivero extraordinario de futbolistas, sino que nadie le puso mejor letra y voz a este maravilloso juego que tanto debe a Argentina. Por más que se le hayan visto las vergüenzas en estos tiempos de cloacas, la exportación del Superclásico debiera suponer el banderazo a una purga contundente.

Seguir leyendo.

, , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Veintrés fallecidos en accidente vial este año no tenían puesto el cinturón

El notable aumento de muertes en el asfalto que Galicia ha registrado en lo que va de año está siendo...

Close