«Los juzgados de lo civil se agruparán a dos minutos andando de Plaza Castilla»

España (abc)

Yolanda Ibarrola es la primera consejera exclusivamente dedicada a Justicia que ha tenido la Comunidad de Madrid. Sin hacer ruido, va cumpliendo objetivos: reagrupar sedes judiciales, desatascar conflictos con abogados de oficio, o modernizar los juzgados. Es la primera en ocupar en Madrid una consejería exclusiva para Justicia. Y cuando llegó, se encontró con el problema de los juzgados con humedades, saturados, sin calefacción ni refrigeración... ¿Era lo más urgente? Sin duda, era una verdadera necesidad la modernización de todas las infraestructuras judiciales. Hemos pasado años de muchas restricciones presupuestarias, las infraestructuras necesitaban un verdadero empuje, y así se ha ido reflejando en los presupuestos. Es un aumento considerable. ¿Acabaremos por olvidar esas imágenes de montañas de legajos amontonados por las esquinas? En pleno siglo XXI, ¿en algún momento se informatizará la Justicia? –Eso tiene mucho que ver con la modernización en materia de nuevas tecnologías, donde se está haciendo un esfuerzo muy importante, aunque quizá menos visible. Son 32 millones de euros invertidos en lo que llevamos de legislatura: hemos cambiado todos los equipos informáticos de todos los jueces y fiscales, y en el caso de los empleados públicos se han renovado un 60 por ciento. Estamos hablando de más de mil ordenadores portátiles a jueces y fiscales, y 5.000 y pico en oficinas judiciales; se han actualizado los sistemas informáticos, y se ha avanzado muchísimo en firma electrónica. Sin duda, se está cambiando. Es cierto que exige un ánimo renovador de todos; es necesaria la colaboración de jueces, fiscales, letrados... Se ha optado por la reagrupación creando «minicampus». El primero ha sido el núcleo penal. ¿Ya está funcionando? Se está haciendo una reagrupación por jurisdicciones, que era una demanda en el sector. Empezamos por agrupar la Audiencia Provincial en la calle Santiago de Compostela, y posteriormente se ha llevado a cabo el núcleo penal de San Blas: tres edificios en un radio de 100 metros que albergan 56 órganos judiciales. Con la puesta en marcha del edificio de la calle Albarracín, hemos dotado de 12.000 metros cuadrados más a la jurisdicción penal de Madrid, lo que ha permitido instalar en el propio edificio la Oficina de Atención a Víctimas, la primera «cámara gesell» de Madrid, aumentar el espacio para abogados y procuradores, o dotar mejor a la Fiscalía. ¿Cómo va su compromiso de «Un fiscal, un despacho»? Dentro del proyecto de modernización de sedes judiciales, queríamos dar especial atención a la Fiscalía. Estábamos decididos a darles el espacio que necesitan, y a cumplir ese compromiso porque la Fiscalía ha sido uno de los grandes perjudicados: compartían despachos, y eso no es manera de trabajar, ellos necesitan confidencialidad, llevan a cabo conformidades con los procesados, etc. Entendíamos que era necesario. ¿Y se ha consegudo el objetivo? Se está consiguiendo. No en todo Madrid región, pero vamos muy avanzados. En el edificio de Albarracín, cada fiscal tiene su despacho. En este inmueble se ha tenido en cuenta en su diseño a las víctimas: están los juzgados de mujer, y es necesario diferenciar los recorridos, que agresor y víctima no esperen en el mismo sitio, ni sus familiares, para evitar situaciones de tensión... Falta la tercera pata, que es el núcleo civil. Si, está bastante avazado y se va a poner en marcha. La hoja de ruta de la modernización de las infraestructuras judiciales se está cumpliendo a rajatabla. El compromiso del presidente Garrido era que los juzgados de lo civil estarían agrupados en torno a los que ya existen en la calle Poeta Joan Maragall, 66 (antes Capitán Haya): allí hay 46 juzgados de lo civil, y el resto, hasta los 103 que hay, están en nueve distintos emplazamientos, y eso genera disfunciones: van a uno y les dicen que eso se lleva en un juzgado de los que hay en María de Molina, y eso supone suspensiones, traslado de documentación ... La agrupación es buena, para la economía de escala, contratos de limpieza, de seguridad, para los gastos de transporte, para las sustituciones de magistrados... es indiscutible. En poco tiempo podremos decir exactamente dónde se van a implantar todos estos juzgados: de la sede de Poeta Joan Maragall, en Plaza de Castilla, al nuevo edificio donde vamos a agruparlos, hay dos minutos andando. Y un poquito más abajo, en la calle Francisco Gervás, 10, están los de familia, con lo cual está todo muy cerca. «Hemos pasado años de muchas restricciones presupuestarias, las infraestructuras judiciales necesitaban un verdadero empuje» ¿Se puede apuntar algún plazo? Siempre que hay que hacer una obra, y esta es sobre aproximadamente 10.000 metros cuadrados, lleva su tiempo. Lo que estamos haciendo es diseñar el interior, cómo quedaría todo ubicado. El proyecto lo presentaremos a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia, a la Fiscalía y a todas las organizaciones sindicales. Así lo hicimos también en el núcleo penal. La liberalización de espacios que se han ido a Albarracín ha dejado espacios en Plaza de Castilla, y eso permite mejorar esas otras instalaciones. El Instituto de Medicina Legal se va a poner en marcha. ¿Ha convencido a los forenses de que el proyecto es bueno? Creo que no hay que convencerles; no hay nadie que discuta la bondad de ponerlo en marcha. Para ponerlo en funcionamiento lo primero que hay que hacer es poner en marcha la relación de puestos de trabajo, que no es un organigrama: lleva un número de puestos, unas categorías, una remuneración, un complemento específico ... y una vez que esté esto, que se está negociando con los sindicatos, y estamos hablando con los forenses sobre ello, cuando se llegue al fin de esa negociación, hay que solicitar informe favorable del Consejo General del Poder Judicial, al TSJM, etc. Y hay que tener en cuenta que los forenses son la mitad de este Instituto; el resto son psicólogos y trabajadores sociales. Y esto afecta a la valoración integral que se hace por ejemplo para los casos de violencia de género. Hay que hacerlo de manera estructural, integrada... Además de otras ventajas: el Instituto de Medicina Legal permite hacer el trabajo de manera independiente y bajo criterios absolutamente científicos, no políticos. Y permite hacer convenios de formacion con universidades, hospitales, etcétera. ¿Qué ha pasado con el recurso contra la subida de sueldos de los empleados de Justicia?¿Lo mantiene el Gobierno Central? Pues sí. Yo le pedí a la ministra de Hacienda que lo retirara; esto crea una inseguridad a los funcionarios públicos que han llegado a un acuerdo que la Comunidad de Madrid está dispuesta a pagar, y que está recurrido. El delegado del Gobierno me trasladó que lo miraría, pero han pasado muchos meses y no se ha presentado escrito de desistimiento. ¿Y los empleados, mientras...? Están cobrando. Si, porque no se acordó como medida cautelar la suspensión. Y la Comunidad de Madrid está cumpliendo con el acuerdo al que llegó con las organizaciones sindicales. ¿Alguna vez se va a hacer algo con las instalaciones hechas en el Campus de la Justicia, el «donut» que se ve? Espero que si. El Instituto de Medicina Legal, que iba a estar en ese edificio, es lo que se ve por fuera, pero lo que está hecho en el subsuelo es verdaderamente impresionante. Lo que no se conoce es muy superior a lo que se ve: son verdaderas autovías dentro de la parcela; fuentes energéticas, aparcamientos, etc. Y esto está hecho. Estamos esperando una sentencia, porque se presentó un recurso de casación. A partir de ahí, se empezará a funcionar. Sin duda Madrid necesita la agrupación de todas sus sedes. Ahora, mientras se pronuncian los tribunales, no vamos a estar parados. Crear una Ciudad de la Justicia lleva años. La defensa de los derechos de los ciudadanos y la agilización de la justicia no puede estar esperando a la contratación pública. Hay que poner todos los medios necesarios para dar un servicio público como este, que es esencial. Este mes han empezado a cobrar los abogados del turno de oficio por el nuevo sistema ¿Qué tal está funcionando? Lo que hasta se ahora había, regulado por un decreto, era un pago trimestral, y se pagaba una vez comprobada toda la documentación, de tal manera que los colegios profesionales tenían un mes para entregar esa documentación. Así que el primer trimestre, de enero a marzo, la Comunidad recibía la documentación a finales de abril, y uan vez comprobada se transferían las cantidades. Rebajamos muchísimo el tiempo de comprobación, al prnicipio de legislatura era de cinco meses y terminamos con dos, pero claro, si recibo el 28 de abril la documentación y tardo dos meses encomprobar, para el letrado que ha hecho una asistencia a un detenido en enero y no cobra hasta junio, no lo entiende. Hemos hecho una modificación del decreto para que no se cobre trimestralmente sino mensual, y que se pueda adelantar el pago sin la comprobación previa. Eso sólo lo tienen las farmacias, y ahora abogados y procuradores. Los colegios profesionales envían la documentación en los 15 días siguientes. Octubre es el pimer mes que ha entrado en vigor el pago mensual y anticipado. Yo he recibido a mediados de noviembre esta documentación, y se han llevado a cabo los trámites de intervención, fiscalización, tesorería y tranferencias. Sé que el colegio de procuradores se transfirió el mes pasado, y el de abogados en estos días se está cobrando. Y por supuesto, el trimestre anterior está abonado. Estamos al día por primera vez. ¿Qué no quiere dejarse en el tintero antes de que acabe el mandato? No me gustaría irme sin haber hecho el traslado de los juzgados de lo civil que están en María de Molina. Es una infraestructura que está muy colmatada, con barreras arquitectónicas... Para mí sería un disgusto no hacer el traslado antes de que acabe la legislatura. ¿Qué le parece el ascenso de Vox y qué prepercusión puede tener en Madrid? Todos los sitios no son iguales, el ascenso que ha tenido en Andalucía está muy fundado en el hartazgo de las políticas socialistas en esta región. La lectura que yo hago es que, con independencia de los repartos de escaños, en Andalucía lo que desde luego se ha votado es un cambio de políticas. El PP debe liderar ese cambio. ¿Cree que Garrido será el candidato para Madrid? Eso le corresponde a la dirección nacional. Respetaremos la decisión que se tome, que no dudo que se hará pensando en todos los madrileños. A mi me gustaría mucho que fuera él, porque creo que tiene unas condiciones excelentes para seguir siendo presidente de la Comunidad de Madrid.
,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Carmena incumple su palabra al eludir el homenaje a los presos venezolanos

La alcaldesa Manuela Carmena se desmarcó del resto de su grupo político en una votación en el Pleno de Cibeles...

Close