La paradoja de que Erdogan se erija en el protector del periodista Khashoggi

Portada de EL PAÍS Andrés Mourenza

El pasado día 8 de octubre, cuando se cumplían seis días sin noticias del periodista saudí Jamal Khashoggi y ya se había filtrado la hipótesis de que podía haber sido asesinado, representantes de varias asociaciones se concentraron ante el consulado de Arabia Saudí en Estambul reclamando justicia. Había abogados egipcios, periodistas sirios, activistas iraquíes y libios, incluso la premio Nobel yemení Tawakul Kerman. Porque, para ellos, la desaparición de Khashoggi no supone sólo la pérdida de un amigo y de un referente, sino que también personifica el miedo a que los tentáculos de los autoritarios regímenes de los que han escapado puedan perseguirles en sus exilios.

Seguir leyendo.

, , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Pedro Sánchez mantiene la venta de armas a Arabia Saudí para defender “los intereses de España”

El presidente del Gobierno pide a los indepedendentistas catalanes tomar nota de errores del Brexit

Close