La juez decreta cuatro meses de prisión preventiva para el captor de Patricia Aguilar

España (abc)

La juez que instruye el caso de Félix Steven Manrique Gómez, el líder de una secta que captó a la joven Patricia Aguilar y la retuvo en Perú durante meses, ha dictado prisión preventiva para el acusado durante cuatro meses, según ha indicado la portavoz de la familia tras la vista celebrada este viernes en Lima (Perú). «Félix Steven Manrique ha presentado un comportamiento déspota, cambiando su versión y enfrentándose a la jueza», ha explicado la portavoz. Respecto al informe de la Fiscalía, indican que este es «impecable, muy argumentado, muy bueno y con mucha prueba y mucho indicio». La denuncia fue presentada por la fiscal Berenice Romero, de la Fiscalía Especializada en delitos de trata de personas de Lima, contra Félix Steven Manrique Gómez, de 35 años, acusado de captar a las tres mujeres, que fueron rescatadas la semana pasada por la policía junto a cinco niños concebidos con Manrique, en San Martín de Pangoa, en la selvática provincia de Satipo, de la región Junín. Félix Steven Manrique, quien se presentaba como un gurú y se hacía llamar Príncipe Gurdjieff, fue capturado el miércoles pasado y acusado del presunto delito de trata de personas en la modalidad de matrimonio servil en agravio de las tres víctimas, dos mujeres peruanas y una española. Patricia Aguilar, en el centro, junto a su bebé, de un mes - ABC Según detalló Alberto Aguilar, padre de la joven de Elche (Alicante), que emprendió la búsqueda de su hija en Perú hace meses, Manrique conoció a la chica en un foro esotérico y la convenció para que dejara a su familia y se uniera con él en Perú, lo que hizo el 7 de enero de 2017, apenas cumplidos los 18 años. En Perú convivía con Manrique y las otras dos mujeres en una rudimentaria vivienda ubicada en la selva peruana donde tuvo una hija con este, al tiempo que su familia la buscaba intensamente al desconocer su paradero. La casa donde fue hallada Aguilar, que ahora tiene 19 años y un bebé de un mes (una niña a la que aseguran las fuentes policiales que no hubieran encontrado con vida si les hubieran rescatado un mes más tarde), se encuentra en la vertiente oriental de los Andes peruanos, a unos 450 kilómetros de Lima, una zona peligrosa por pertenecer al Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), controlado por el narcotráfico y los remanentes del grupo armado Sendero Luminoso. Tanto Aguilar como las otras víctimas, Paola Vega Passano (42) y Maryori García Valverde (29), se encuentran actualmente refugiadas en un albergue del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) en Lima, junto a sus cinco niños, entre ellos el bebé de un mes de nacido de la española.
,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Montelongo se incorpora a la concentración del Córdoba

El uruguayo ha regresado a España cuatro días después de lo previsto después de haber solucionado los problemas de enlace...

Close