La Fiscalía pide dos años y tres meses de cárcel para el arquitecto de Canalejas

España (abc)

La Fiscalía Delegada de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid solicita una pena de dos años y tres meses de prisión para Carlos Lamela, el arquitecto y autor del proyecto del Centro Canalejas. El Ministerio Público le considera autor de un delito contra el patrimonio histórico, a causa de los supuestos desperfectos realizados en elementos protegidos del complejo hotelero, comercial y de viviendas de lujo que se está acometiendo en la cotizadísima manzana de la calle de Alcalá, esquina con la de Sevilla. El prestigioso arquitecto defiende la legalidad de las actuaciones, por lo que se muestra «muy tranquilo» ante esta deriva judicial. La fecha para el juicio oral, en el que también se exige su inhabilitación en su profesión durante cuatro año, aún no se ha fijado. El escrito del fiscal está fechado el 21 de noviembre de 2016 y, según fuentes judiciales, es el que se mantiene de cara al juicio; al menos, en lo que a las calificaciones provisionales se refiere. En el texto, al que ha tenido acceso ABC, se expone que, pese a «las claras limitaciones impuestas en los iformes vinculantes del organismo competente en Patrimonio Histórico y de los términos de la licencia que las recogían, el acusado decidió apartarse de esas prescripciones, imponiendo sus propios criterios arquitectónicos; de modo que ordenó la ejecución de actuaciones no autorizadas, sin justificación alguna, sobre elementos protegidos». Crujías, vigas y pilares Concretamente, habla de dos edificios. Acerca del de la calle de Alcalá, 14, el fiscal enumera estas supuestas malas actuaciones: «Demolición de los pilares que conformaban la línea interior de la primera crujía en las plantas sobre rasante (de la baja a la quinta); de las vigas que conformaban la línea interior de la primera crujía (baja a quinta); de los pilares y muros que delimitaban el patio del edificio;y del entrevigado de los forjados de las plantas segunda y tercera, en la zona comprendida entre las primeras crujías y el patio». No solo se refiere a la estructura, también a la «desaparición de los elementos originales de albañilería, carpintería, cerrajería y acabados en todas las zonas afectadas por la eliminación de forjados, incluidos en la declaración Bien de Interés Cultural (BIC)». El otro frente de litigio es el edificio de la plaza de Canalejas, 1. En este caso, habla de la «demolición de los pilares que conformaban la línea interior de la primera crujía en las plantas baja a cuarta; de las vigas que conformaban la línea interior de la primera crujía en plantas baja a cuarta; y del entrevigado de los forjados de la planta cuarta». El fiscal también precisa la «desaparición» de elementos originales de carpintería, albañilería, cerrajería y acabados. El Ministerio Público hace suyo el dictamen de la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, que indica: «Se ha producido pérdida y destrucción de gran parte de elementos constructivos, estructurales y espacios incluidos en la declaración de los BIC, no recuperables sin pérdida de autenticidad». El edificio de Alcalá, 14, conocido como «La Equitativa», fue declarado Bien de Interés Cultural el 12 de septiembre de 2013, con categoría de monumento. Tiene protegidos la fachada, las crujías exteriores y el patio de operaciones. El de la plaza de Canalejas, 1, es BIC desde el 11 de abril de 2013, con el mismo epígrafe. Tiene protección especial en la fachadas y las crujías exteriores. Recuerda la Fiscalía que todos los inmuebles de la llamada «Manzana de Canalejas» se ubican dentro de la Zona Arqueológica del Recinto Histórico de la Villa de Madrid. Gran complejidad El Estudio Lamela defiende a capa y espada su gestión del proyecto, «una de las intervenciones urbanas más importantes desarrolladas en Europa en las últimas décadas». «En cumplimiento con las exigencias de los correspondientes organismos públicos de Patrimonio Histórico, se han conservado todas las fachadas y parte de la estructura original, así como multitud de elementos del interior. Centro Canalejas es un claro exponente de convivencia entre lo antiguo y lo contemporáneo», explica el arquitecto. El criterio que ha dirigido la remodelación, añade, «ha sido la custodia, protección, reposición y restauración de todos los elementos y espacios de valor o de singularidad histórica o artística de los edificios originales». Concretando sobre los puntos denunciados por el Ministerio Público, Carlos Lamela indica que «en un proyecto de esta complejidad la licencia nunca es nítidamente clara»: «Las obras que, según la Fiscalía, se habrían extralimitado de la licencia afectan a parte de la estructura de las primeras crujías de Alcalá, 14, y Canalejas, 1; en particular, los elementos afectados serían los pilares, vigas y muros de la segunda línea de carga». Estaban, insiste, «en muy mal estado de conservación y no se pueden calificar como originales». «Se trata de elementos ocultos, que nunca fueron ni llegarían a ser vistos y que no tienen ninguna singularidad especial. Las actuaciones realizadas suponen aproximadamente un 1,83% del total de elementos protegidos de los edificios». El proyecto cuenta con un hotel de gran lujo de la cadena Four Seasons (será el primero en España); apartamentos exclusivos; y un centro comercial que se llamará Galerías Canalejas y que estará dirigido por uno de los responsables de Harrods, los prestigiososo grandes almacenes de Londres, como adelantó ABC. Está previsto que el complejo se inaugure en 2019, tras numerosos parones arquitectónicos y burocráticos. Carlos Lamela: «El procedimiento es impecable. Tengo la conciencia muy tranquila» El Estudio Lamela es sinónimo de excelencia arquitectónica. No en vano, de él (dirigido primero por el patriarca, ya fallecido, Antonio Lamela, y ahora por su hijo Carlos) han salido proyectos de reconocimiento internacional como la Terminal 4 de Barajas (mano a mano con el británico Richard Rogers), una de las reformas del estadioSantiago Bernabéu y las emblemáticas Torres Colón, también en Madrid. Su responsable, en conversación con ABC, explica que el «procedimiento en Centro Canalejas es impecable». «Llevamos con este asunto tres años y estamos muy tranquilos. Es un tema muy técnico y difícil de apreciar para un fiscal. Todo se ha hecho contando con Patrimonio, tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento», añade. Además, recuerda que «se trata de un proyecto muy complejo, habiendo pasado más de 30 veces por la Comisión de Patrimonio, lo cual demuestra, además, el grado de cumplimiento del proyecto con las exigencias de la Administración pública». Carlos Lamela afirma que los testigos de la Fiscalía, que son técnicos, han cambiado su versión en declaraciones posteriores al escrito del Ministerio Público: «Tengo la conciencia muy tranquila».
,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Los policías de Centro se niegan a hacer horas extra para el botellón y el «top manta»

Los policías municipales destinados en la Unidad Integral de Centro Norte, una de las dos del distrito más concurrido de...

Close