Increíble: un saltador BASE graba cómo se estampa contra unas rocas y sobrevive

Últimas noticias | Diario AS As Acción

El salto BASE es un deporte actualmente de pioneros. Existen millones y millones de sitios desde los que todavía no ha saltado nadie. Uno de ellos eran los Acantilados de Dover (Reino Unido), frente al Canal de la Mancha.

Desde allí -unos 54 metros- saltó Chad Smith, un tipo de 27 años con más de 3.000 saltos en caída libre a su espalda y otros 230 en salto BASE, incluyendo uno desde el increíble Cabo Beachy (162 metros), un imponente promontorio calcáreo en la costa sur de Inglaterra.

Esta vez, pero, algo falló. Tal y como se puede ver en el vídeo de la cámara de acción que llevaba en el casco, Smith saltó y, en los 3 segundos que dura el salto, no consigue abrir el paracaídas -por error suyo- en el momento oportuno. Cuando ya parece que se estampa de cara contra las rocas, tan solo unas milésimas de segundo antes de tocar el suelo, el paracaídas se abre y mitiga una caída que de lo contrario hubiera sido mortal.

El salto se produjo el 28 de diciembre y según cuenta Chad Smith en The Sun, tras impactar contra las rocas sentía que perdía y recuperaba el conocimiento, que no podía respirar y ni notaba su brazo.

Sus amigos, a los que se les oye gritar en el vídeo, llamaron a los servicios de emergencia, que acudieron con un helicóptero y le trasladaron al King's College Hospital del sur de Londres. Allí pudieron ver que se había fracturado 4 vértebras y de la pelvis, pero que la suerte había querido que pudiera volver a andar.

Y así, 15 días después del accidente, Chad Smith saca a la luz su historia consciente de que si el salto hubiera tenido algún metro menos o hubiera tardado alguna milésima más en tirar correctamente del paracaídas, no podría contarla.

Eso sí. según explica al rotativo británico, tiene la intención de volver a saltar en cuanto pueda. Primero otra vez en caída libre, que es menos arriesgado; y luego pretende volver a los Acantilados de Dover a completar el salto que casi le mata, pero habiendo aprendido la lección de que en salto BASE no hay que relajarse nunca. Tampoco tras 230 saltos.

, , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Así fue la bronca que puso punto y final a la relación amorosa de Albert Rivera y Beatriz Tajuelo

Close