Griffin y el mejor partido de su vida (50+14) tumba a los Sixers

Últimas noticias | Diario AS Fernando Faucha

¡Qué no pare la fiesta! Cómo ha empezado la temporada NBA... Marcadores de escándalo, actuaciones individuales sobresalientes, prórrogas por doquier. De todo eso y más cosas hubo en el Detroit Pistons-Philadelphia 76ers de esta noche, que se resolvió en el útlimo segundo del tiempo extra merced a un 2+1 del auténtico protagonista del partido: Blake Griffin.

El ala-pívot de los Pistons completó un encuentro monstruoso, con unos números que suponen un récord para él en cuanto a puntuación. Los 50 puntos con los que acabó son la mejor marca de su carrera (la anterior databa de 2011, 47 ante los Pacers). Y gracias a ellos se convierte en el sexto jugador en la historia de la franquicia de Michigan en hacer un partido de 50 puntos (el último fue Richard Hamilton en 2006 contra los Knicks). A ellos hay que sumarle 14 rebotes y 6 asistencias. Otro récord para él, ya que ningún jugador de los Pistons acababa un encuentro con +40 puntos y +10 rebotes desde Isiah Thomas en 1983. Y un último dato. Griffin acabó el partido con 5 de 10 en triples. Esos cinco aciertos desde la línea de tres le hacen entrar en un club exclusivo con otros dos jugadores: James Harden y Russel Westbrook. Ellos tres son los únicos en la historia de la NBA que han logrado al menos 50 puntos, 14 rebotes, 5 asistencias y 5 triples.

Pero más allá de los números el partidazo de Griffin llegó en el momento perfecto. A falta de 42 segundos para el final del útlimo cuarto Andre Drummond fue expulsado en una jugada en la que Embiid hizo flopping, simulando un codazo del pívot de los Pistons. Los Sixers estaban dos arriba y desde ese momento iba a anotar 8 puntos: mandó el partido a la prórroga, la inauguró con un triple y se sacó el 2+1 definitivo en el último segundo. Embiid, que acabó con 33+11 (primer jugador de los Sixers con 30+10 en tres partidos consecutivos desde Charles Barkley en la 90-91) no volvió a sumar desde la expulsión de Drummond.

Los Sixers no han empezado todo lo bien que se esperaba la temporada. Es su segunda derrota en cuatro partidos y una de sus dos victorias fue in extremis ante los Magic. Anoche tampoco pudieron contar con Ben Simmons, que sigue de baja por sus problemas de espalda. En su ausencia J.J. Redick sigue siendo el mejor socio de Embiid, y acabó el partido con 30+6+6. Los Pistons se mantiene invictos. Tras ganar a Nets y Bulls también superaron con premio al primer rival de envergadura esta temporada. Su combo de bases (Jackson, 23 puntos, y Smith, 21) está siendo el contrapunto perfecto a su potente juego interior. De momento el estreno de Dwane Casey, entrenador del año la pasada temporada en Toronto, no ha podido ser mejor.

, , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Estas son las 13 mafias que se reparten la opulenta Marbella y allí trafican, secuestran y matan

Close