España, paraíso o condena

Portada de EL PAÍS Naiara Galarraga Gortázar

“Estamos contentísimos. ¡No vamos de vuelta a Libia! Vamos a una tierra de libertades, de libertad de expresión, de libertad de movimiento, de derecho a la educación”, decía exultante Moses, 26 años, activista juvenil en Sierra Leona, al saber que pisará tierra firme en España. La noticia de que el nuevo Gobierno socialista les abre las puertas justo cuando el Ejecutivo xenófobo de Italia se las cierra, de que Valencia es el puerto seguro en el que acabará esta odisea, no significa lo mismo para todos los migrantes a bordo del Aquarius. Aunque la primera reacción general fue mantenerse bien quietos y escanear al resto con los ojos. Era como si intentaran comprender por la reacción del resto si esto es bueno o malo.

Seguir leyendo.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
El regreso de Eduardo Naranjo

Tras más de una década sin presentar una exposición individual en Madrid, el pintor Eduardo Naranjo (Monesterio-Badajoz, 1944) ha querido...

Close