El histórico campo de Carabanchel okupado: de penalti de cine a gran tendedero

España (abc)

Cuando el actor Fernando Tejero se enfundó los guantes para saltar al terreno de juego y tratar de atajar «El penalti más largo del mundo», nunca imaginó que aquella portería del viejo campo del Puerta Bonita sería hoy un singular tendedero donde siete familias okupas secan sus ropas. «Movimos una de las porterías laterales para que los niños jueguen y esta, que está fija, la utilizamos para colgar las sábanas y toallas más grandes», confiesan. Rodada en el año 2005, la película del director y guionista Roberto Santiago es solo un capítulo más de la larga historia que atesora El Hogar a sus espaldas. Fundado el 21 de abril de 1942, el Club Deportivo Puerta Bonita es uno de los equipos de barrio más longevos de la ciudad. Inscrito oficialmente en la Federación Castellana de Fútbol -la actual Federación de Fútbol de Madrid- en 1959, no sería hasta mediados de la década de los 90 cuando pasó a convertirse en un habitual de la Tercera División. Tras el paso de la cámaras en 2005, el club logró repercusión y una importante inyección económica; salto que se completaría con el traslado en 2007 al Antiguo Canódromo de Carabanchel, recién remodelado. Con esta nueva sede, con capacidad para 4.000 espectadores y césped artificial, el fútbol regional decía adiós al histórico campo de General Ricardos esquina calle de la Oca. El mayor éxito del Puerta Bonita llegó en la temporada 2013-14 cuando alcanzaron por primera y única vez en su historia la Segunda División B. Paradójicamente, la gran situación deportiva acabó por convertirse en su particular espada de Damocles. Al inicio de la campaña 2016-17, la Federación no permitió al club inscribir nuevos jugadores por arrastrar una deuda de 30.000 euros con el exjugador profesional Roberto Peragón, contratado tras el sonado ascenso y lo que a la postre supuso su desaparición. Pese a ello, las categorías inferiores se salvaron, aunque lejos de su sede: los jóvenes del Puerta Bonita entrenan y juegan desde entonces en el polideportivo de Las Cruces.
,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
El edificio La Vela, el corazón de la «miniciudad» que revolucionó la arquitectura

El edificio de La Vela destaca en altura y en diseño en el paisaje urbanístico del barrio madrileño de Las...

Close