El exjefe del FBI obró mal en el caso de los correos de Clinton pero no fue partidista, según el departamento de Justicia

Portada de EL PAÍS Amanda Mars

James Comey, el exdirector del FBI despedido por Donald Trump el año pasado, se saltó protocolos y normas y dañó la imagen de imparcialidad en su gestión del caso de los correos de Hillary Clinton, uno de los grandes conflictos de las elecciones presidenciales de 2016, pero su mala actuación no respondía a un sesgo político o personal contra el republicano, hoy presidente de EE UU, o su rival demócrata. Esta es la conclusión del comité de vigilancia del departamento de Justicia, que este jueves ha difundido su informe sobre la investigación por parte del FBI sobre aquel escándalo, que giraba en torno al uso que Clinton hizo de un servidor privado de correo cuando era secretaria de Estado y que puso en peligro información clasificada. La investigación halló mala praxis, pero no delito en la candidata.

Seguir leyendo.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Kremlin: Las mujeres rusas son las mejores del mundo y tendrán relaciones con quien les plazca

El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, ha reaccionado a unas recientes declaraciones de la jefa del comité de la...

Close