Dudas en Ciudadanos sobre cómo afectaría contar con los escaños de Vox o con los del PSOE

España (abc)

Ciudadanos salió triunfador de la noche electoral andaluza pero ahora se enfrenta a una difícil papeleta a la hora de llevar a cabo la negociación para formar un Gobierno. El pacto con el PP parece la base de cualquier acuerdo, pero es insuficiente para sacar al PSOE de la Junta de Andalucía. Y ahí empiezan los problemas. El PP ha dejado claro su apuesta de liderar un Gobierno con Cs y los apoyos de Vox. Y la formación de Santiago Abascal ha dicho que no será obstáculo para derrocar al PSOE. En esta suma el problema es que Ciudadanos tiene profundas reticencias a recibir los apoyos de Vox. La motivación de esta distancia se encuentra en clave europea. En su proyecto de implantación Ciudadanos asumió el europeísmo como una de sus banderas, dejándose reflejar en la imagen de Emmanuel Macron. Vox sería, por contra, el reflejo de Marine Le Pen y el Frente Nacional. En un congreso en clave refundacional celebrado a comienzos de 2017 Ciudadanos se definió ideológicamente como un partido liberal progresista y es una de las formaciones más importantes de ALDE. Rivera, además, suele defender que el nuevo eje de competición ya no es entre izquierda y derecha sino «entre liberalismo y los populismos nacionalistas». El presidente del grupo ALDE en el parlamento europeo, el belga Guy Verhofstadt, felicitaba ayer a Ciudadanos por su resultados a la vez que alertaba de que «el éxito de la extrema derecha no debe preoupar a todos». Y advertía que las elecciones de mayo son «una batalla por el alma europea». En múltiples ocasiones ante el bloqueo político en el Congreso Rivera apostó por la fórmula de Gobierno de las instituciones comunitarias: conservadores, socialdemócratas y liberales. Pero por otro lado, el rechazo al sanchismo y la particularidad andaluza, impiden el entendimiento con el PSOE que ayer reclamaban los socialistas. Por eso la formación de Rivera ha buscado un plan A que busca sortear a Vox y que reclama un apoyo externo del PSOE a un Gobierno liderado por su candidato, Juan Marín, y no por el PP, pese a que Ciudadanos no logró su objetivo de superar a los populares. El número dos de Cs, José Manuel Villegas, pedía a PSOE y PP que «no bloqueen la situación política en Andalucía» y apoyen a Juan Marín. Villegas dijo que esa es la opción «que va a defender Cs» y se esforzaba en distnciarse de Vox: «Unos se hacen la foto o reciben las felicitaciones de Le Pen y otros vamos a ir a las europeas con un acuerdo con Macron. Yo creo que las diferencias están claras». Pero preguntado por la posibilidad de aceptar los apoyos de Vox, dejó la puerta abierta: «Yo, hoy, me veo incapaz de descartar ningún escenario». Y no se puede descartar porque si fracasa su plan A, Cs ha prometido que «en Andalucía va a haber cambio, con un nuevo partido, nuevas políticas y nuevos políticos». En la formación existen dudas sobre el desgaste que va a provocar este proceso. «No es fácil de gestionar», reconoce un dirigente que cree que les perjudica tanto la abstención del PSOE como la de Vox. Por un lado advierten de los riesgos de pactar con Abascal para su discurso europeísta pero por otro alertan de hacerles un cordón sanitario: «Los terminas haciendo más grandes». Otros dirigentes son más optimisitas y creen que el desgaste es para el PSOE «que ha perdido y debe entender que no va a gobernar», y dejan claro que «preferimos que se abstenga el PSOE».

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Desde un presidente a la fuga hasta los 85 votos que Equo iba a perder en Sanlúcar

Más allá de la debacle socialista y la irrupción de Vox, la jornada electoral del domingo en Andalucía dejó varias...

Close