Debate en casa de los Íñiguez: fútbol o baloncesto

Últimas noticias | Diario AS David Esteve

De quintetos, de onces, de tiros libres, de penaltis, de canastas, de goles... De fútbol y baloncesto se ha hablado siempre en casa de los Íñiguez de Heredia. Es lo que tiene cuando dos pasiones conviven bajo un mismo techo. Roberto Íñiguez y Pablo Íñiguez son padre e hijo. Cada uno se decantó por una pelota y “la suerte”, como ellos dicen, es que han podido cumplir su sueño.

Roberto Íñiguez fue jugador profesional de baloncesto y desde hace años es entrenador de baloncesto femenino. Y además de los laureados. Roberto tocó la gloria con el Ros Casares tras ganar una Euroliga, entre otros muchos títulos.

Pablo, a sus 24 años, espera tener un futuro igual de exitoso que el de su padre. De momento, el central del Hércules ya debutó con el Villarreal en Primera, fue internacional sub-21 y ahora está siendo uno de los puntales del liderato blanquiazul. Hasta los siete años, Pablo jugó al baloncesto. "Después del cole me iba a tirar a canasta con mi padre. Luego, me decanté por el fútbol, pero el baloncesto siempre me ha gustado. Soy un apasionado de la NBA", reconoce a AS el pequeño de los Íñiguez.

Jamás hubo ningún conflicto entre padre e hijo por decantarse por las porterías, en lugar de las canastas. "Al contrario, mi padre prefirió que jugase al fútbol porque si no, sería muy pesado y me daría el coñazo", bromea Pablo. Roberto también cree que “existirían más conflictos” si su hijo hubiese apostado por el baloncesto. "Supe que iba a ser futbolista cuando un día fui al colegio a recogerle y le vi sudando y disfrutando con el balón", admite Roberto. "Mi hijo no me deja hablar de fútbol y me dice: ¿qué te crees Guardiola?", dice entre risas el técnico de baloncesto.

"Mi padre siempre intenta ayudarme y me da consejos como entrenador para que pueda aplicarlos. Siempre me ha dicho que disfrute y sea constante", dice Pablo. "Mi hijo tiene un respeto absoluto por los entrenadores, los equipos y los directivos porque lo ha vivido en casa de pequeño. Peca de exceso de humildad", admite el mayor de los Íñiguez. Desde Hungría, anima cada domingo a su hijo. Es un herculano más por el mundo. "Yo he sido profesional y le he dicho a mi hijo que no hay nada más bonito que lograr un ascenso, incluso es más especial que un título", concluye Roberto Íñiguez.

Un palmarés importante como técnico

Roberto Íñiguez llegó a jugar en ACB con Valencia Basket. Luego, estuvo casi una década en la escuela ‘taronja’. Sus grandes éxitos llegaron como entrenador femenino. En la 2012-13, ganó la Liga y la Euroliga con el Ros Casares. También pasó por Turquía o Rusia, entre otros sitios. Actualmente, dirige al Sopron de Hungría.

 

, , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
¿Sabías que ya en 1520 había barco semanal entre la Península y Canarias?

Las conexiones martímas entre la Península y Canarias son muy fluidas hasta el punto que a partir de noviembre Fred...

Close