¿Cómo se entrenan niños y adultos en tenis?

Últimas noticias | Diario AS Carlos Coll

El tenis, como fenómeno aislado, es un deporte que requiere de muchísima práctica para poder desarrollar un cierto nivel que te permita disfrutar del juego. Al ser una disciplina en la que coordinación, precisión y colocación juegan un papel fundamental, es muy recomendable que, al menos, aprendamos las nociones básicas bajo la supervisión de un profesor.

Tanto adultos como niños pueden iniciarse en la práctica del tenis, pero existen ciertas diferencias en la enseñanza, dependiendo de la edad del alumno.

Meses atrás, Javier García Sintes (2 de mayo de 1979), extenista profesional y actual entrenador y director de la escuela del Real Club Recreativo de Tenis de Huelva, nos concedía una entrevista acerca de la transición del tenis amateur al profesional. Ahora, vuelve a abrirnos las puertas del club para explicarnos diferencias, similitudes y claves a la hora de entrenar a niños y adultos.

La motivación

Está claro que la motivación que tiene un niño para iniciarse en la práctica del tenis no es la misma que la de un adulto. " La diferencia es que los niños vienen con el objetivo de practicar algún deporte y pasárselo bien, mientras que el adulto viene más a conciencia, a aprender a jugar al tenis. Entonces, ya la predisposición es diferente".

García Sintes recalca la importancia de hacer una clase especialmente divertida para los niños. "Con el niño, como sabes que viene a pasarlo bien y a divertirse, quizás estás más pendiente de que se divierta durante toda la hora que de los aspectos meramente técnicos".

Los entrenadores

¿Existen entrenadores idóneos para niños y para adultos? El técnico onubense responde. "Yo sí lo creo. Es cierto que todo entrenador sabe dar una clase de tenis a un niño y a un adulto; el mecanismo del tenis es el que es. Sin embargo, hay entrenadores que son más serios y otros más dicharacheros en la pista y que, aunque no le estén enseñando casi nada, entre comillas, a los alumnos, le están haciendo la clase tan divertida que los niños se lo pasan bomba y está deseando volver a clases".

¿Cómo ha de ser el perfil de cada entrenador? "Para los niños hace falta un entrenador con un perfil más activo, que sea capaz de metérselos en el bolsillo y de motivarlos con el deporte; los adultos, por contra, exigen un entrenador con más nivel técnico que no les diga continuamente lo bien que lo hacen, sino que sea capaz de corregirles cada golpe que no ejecuten correctamente".

Proceso de aprendizaje

"Siempre empiezas por una base, que es derecha y revés, pero luego le vas incorporando el servicio y la volea. Esto es igual, tanto en adultos como en niños. En cuanto a estrategia, el adulto, quizás, empieza a jugar antes los puntos; los niños siempre tardan un poquito más, pero al final las estrategias siempre son las mismas. Tanto unos como otros se ponen en el fondo de la pista y tratan de ganar el punto, pasando cuantas más bolas, mejor. Es muy difícil que todavía, con el poco tiempo que llevan jugando, sea adulto o sea niño, busquen mover al rival, porque es difícil también que dirijan la pelota con criterio; con pasarla y meterla en el otro lado de la pista tienen más que de sobra", explica el que fuera número 329 del ranking ATP.

Sin embargo, en cuanto a capacidad de aprendizaje, García Sintes asegura que el niño siempre tiene mayor margen de mejora. "El niño va a aprender siempre mejor, su trayectoria va a ser más larga. El adulto empezará y aprenderá bastante al principio, pero luego, como es normal, va a llegar un momento en el que corte un poco esa progresión y mejorar le cueste más. En cuanto ya tenga un nivel suficiente como para jugar partidos, va a ir jugando con otra gente y el subconsciente de querer ganar o de que el otro lo pase bien le va a limitar. El niño, quizás, como es más inconsciente, al principio mejora mucho y rápido pero, además, luego sigue mejorando porque cuando se pone a jugar puntos no piensa en el otro; él sigue queriéndole pegar a la pelota, sigue queriendo hacer cosas, él prueba. Y al final, el niño es como una esponja, absorbe todo más y quiere seguir practicando y mejorando, sin saberlo, pero hace las cosas correctamente".

Bolas de punto verde

Las bolas de punto verde son aquellas que tienen un 25% menos de presión y que, por tanto, son más fáciles de controlar. García Sintes se muestra a favor de la utilización de este tipo de pelotas en la fase inicial del aprendizaje. "Yo sí que la recomiendo, no durante mucho tiempo, pero sí para coger un poquito de confianza, viendo que con esa pelota que es más blandita van a ser capaces de pasar más bolas; el hecho de pasar más bolas te va a dar más confianza para seguir mejorando. En los adultos, no durante mucho tiempo y en los niños, hasta que veas que ya pasan bolas y están en disposición de pasar bolas con la amarilla. Quizás la mantendría un poco más de tiempo en niños que en adultos".

Programa de entrenamiento

"Al principio, el programa de entrenamiento para niños y adultos es lo más básico; cómo tienen que agarrar la raqueta, cómo se tienen que posicionar, etc. Sólo con eso se está bastante tiempo. El entreno básico tanto para niños como para adultos viene a ser el mismo. Empiezas un poco por los golpes principales que son la derecha y el revés, intentando que memoricen y mecanicen la posición, la empuñadura y la ejecución de los movimientos. A partir de ahí, lo siguiente es intentar pasar la bola, cuantas más veces mejor, siempre y cuando intenten hacer el movimiento correctamente, que no sea darle de cualquier manera. Luego, cuando ya desarrollan más golpes, intentas que hagan sus partiditos y bueno, al final van creciendo como jugadores", aclara Javier.

¿Empuñadura para principiantes?

Como hemos hablado ya en otras publicaciones, existen diversas maneras de empuñar la raqueta, en función de la forma de golpear que tengamos. García Sintes aborda el tema de las empuñaduras para principiantes. "Inicialmente, a todo el mundo se le enseña la misma empuñadura; no completamente continental, siempre le cierras un poquito tanto en la derecha como en el revés, porque lo que necesitas es que cuando toquen la pelota, ellos vean que sale despedida con cierta fuerza. Con una empuñadura muy cerrada, van a notar que la pelota se les va al suelo. Ellos todavía no tienen esa conciencia de entrarle a la bola por abajo, no saben cuánto tienen que acelerar ni cuánto efecto tienen que darle, entonces tú se lo tienes que poner lo más sencillo posible, tanto a niños como adultos. Y una vez ellos van tocando bola y ellos van viendo la sensación que tienen con esa empuñadura que tú le marcas, ya vas jugando con él lo vas moldeando".

Sin embargo, el extenista matiza algunas excepciones. "Hay veces que te llega un alumno al que le pones la raqueta cogida como al resto y, de repente, ves que le quiere pegar fuerte; entonces, tienes que cerrarle la empuñadura, para que pueda seguir golpeando con esa fuerza y que tú le puedas explicar el concepto de entrarle por abajo a la pelota, para que coja efecto, describa una parábola y no se le vaya por la línea de fondo".

¿Mezclar niños con adultos?

Aunque un niño y un adulto de nivel similar pueden seguir el mismo esquema de una clase y, circunstancialmente, entrenar juntos, García Sintes prefiere que los grupos sean lo más homogéneos posible. "Hombre, depende de la edad del niño. No es lo mismo meter un adulto con un niño de cinco años que con un niño de diez años; el niño de diez años ya a va a poder golpear perfectamente desde el fondo. En cualquier caso, es preferible que los grupos sean lo más homogéneos posible, porque ni el niño se aburre ni el adulto se desmotiva".

¿Revés a una mano o a dos?

"Hoy en día, a todos los niños le enseñan, generalmente, a dos manos, porque no tienen demasiada fuerza para mover la raqueta con una. Luego, en algún momento, en función de cómo golpeen; si tienen un buen revés a dos manos, lo mantienes. Si ves que el alumno está haciendo el revés a dos manos con dificultades o sin una buena técnica, pero tiene fuerza y puede ejecutar el golpe aunque suelte la mano izquierda (si es diestro), puedes probar y valorar si se lo cambias a una mano o no. Eso, incluso con chavales de seis o siete años lo puedes hacer. Por ejemplo, el otro día le estaba tirando bolas a mi sobrino y, de repente, le dio por hacer cuatro o cinco golpes de revés a una mano y me encantó; lo hizo muy natural, a pesar de que juega a dos manos", explica el técnico.

¿Se entrena el golpe cortado?

"La derecha cortada es un golpe de emergencia que no se entrena específicamente. Cuando vas aumentando tu nivel, lo haces cuatro veces y lo llegas a dominar. El revés cortado sí que se entrena. Antiguamente se utilizaba mucho; hoy en día menos. El que tiene el recurso del revés cortado, lo utiliza. Igual que si llegas forzado de derecha, cortas la pelota, en el revés, con más razón si además sientes el golpe. El revés cortado te puede sacar de muchos apuros y es muy útil en golpes de aproximación a la red, ya que le bajas mucho la bola al rival, que se ve obligado a levantarla y te facilita la volea". afirma García Sintes

Epílogo

¿Qué conclusiones podemos sacar de la entrevista? Principalmente, que en cuestiones técnicas, la instrucción tenística de un niño y un adulto es prácticamente idéntica; lo único que varía es la forma en la que se transmite el mensaje, priorizando el entretenimiento en el caso de los niños y el aprendizaje y la corrección en el caso de los adultos.

Por esto y por todos los demás pormenores que hemos tratado en esta publicación, es fundamental que elijamos un buen entrenador que sepa sacar lo mejor de cada uno. Sin duda, nuestro entrevistado cumple con todos los requisitos que cualquier jugador necesitaría en su aprendizaje.

, , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
FOTO, VIDEO: La nave Dragon de SpaceX lleva más de 2,5 toneladas de cargamento a la EEI

La carga incluye materiales que serán usados en más de 250 investigaciones científicas que se realizarán a bordo del laboratorio...

Close