Échele la culpa al inmigrante, es bien fácil

La pulsión de defensa de una sociedad conduce a la búsqueda de un chivo expiatorio. Es hora de romper la perversa dinámica contra quienes vienen de fuera, y de frenar
la explotación de los temores que suscitan