Porque Roma no paga a traidores…

Lo siento por Lopetegui, pero en el pecado lleva la penitencia. El diablo le elevó a gran altura, le enseñó todos los reinos y le dijo: “Todo esto será tuyo si, postrándote ante mí, me adorares”.