Tampoco hay que pasarse

Soy de los que piensan que la sobrevenida alcaldesa de Lugo, puesta ahí no por elección de los lucenses sino por rebote judicial, es una buena mujer. No es virtud para despreciar, que conste. Ni muy despejada, ni muy trabajadora, ni muy eficiente, pero…