La creciente indignación contra Orbán sale a las calles

Unos 10.000 manifestantes piden en Budapest la derogación de la norma que alargará la jornada laboral del trabajador y expresan también su rechazo hacia las políticas autoritarias del Gobierno