Carmena dice que acogió a 3.748 refugiados desde 2016 y la UE cifra 2.792 en toda España

España (abc)

Desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara que España acogería a los 629 inmigrantes que se encuentran a bordo del buque Aquarius, varios han sido los Ayuntamientos que se han postulado para darles amparo. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ofreció ayer al Gobierno la posibilidad de dar techo a 20 familias, hasta un máximo de 100 personas. «Me llena de orgullo que estemos dispuestos a acogerlos como gobierno, lo que me lleva a recordar todo lo que este Ayuntamiento hizo dede el primer momento en relación con los refugiados», afirmó tras arrojar el dato de que la capital ha atendido con los recursos municipales a casi 4.000 refugiados desde que colgó la bandera de «Welcome refugees» de la fachada del Palacio de Cibeles en 2016. Según el Ayuntamiento, en el primer trimestre de 2018, ante el incremento de personas extranjeras, especialmente varones, a la espera de que la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) les diera cita para formalizar su solicitud de protección internacional, así como el aumento del número de inmigrantes provenientes de las costas españolas, los servicios sociales del área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo «tuvieron que utilizar todos los recursos disponibles para procurarles un alojamiento a estas personas en situación de vulnerabilidad». Por ello, desde mediados de febrero se abrieron, de forma provisional, un Centro de Emergencia en la calle de Francos Rodríguez para 50 adultos varones que esperaban adquirir la condición de refugiado. A partir de ese momento, ya recibirían protección social del Estado. Guerra de datos En concreto, el Consistorio de la capital sostiene que el número total de personas atendidas desde que se abrieron los Centros de Acogida de forma permanente asciende a 334, a las que suman otras 214 atendidas con otros recursos municipales. En años pasados, indican desde el área de Equidad, el Ayuntamiento atendió a 1.914 solicitantes de asilo y a 1.286 en 2017. Sin embargo, estas cifras chocan con los datos oficiales de la Comisión Europea, que contabilizan, entre reubicaciones (los procedentes de Grecia e Italia) y asentamientos (quienes llegan directamente desde Turquía, Líbano, Siria, ...), un total de 2.792 refugiados en toda España desde el 8 de noviembre de 2011. La alcaldesa criticó el «desorden y falta de liderazgo por parte del gobierno anterior en la planificación de la situación de los refugiados». «En el Ayuntamiento teníamos que hacernos cargo de todos ellos pero no teníamos posibilidades porque no teníamos los recursos suficientes», censuró, después de indicar que el Ayuntamiento donó 4 millones de euros a las ONGs que trabajan con los refugiados. Las cien plazas anunciadas por la alcaldesa, dijo, forman parte del conjunto de 41 viviendas propiedad de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS)que el Ayuntamiento puso a disposición de la Mesa de Refugiados de la Comunidad de Madrid y de las que sólo se habían utilizado 21. «No creo que esto sea el medallero de la solidaridad; en la próxima cumbre de la UE debe tratarse el problema», según Pedro Rollán, portavoz del Gobierno regional No obstante, fuentes del antiguo Ministerio de Empleo y Seguridad Social indican a ABC que, desde que se produjo la llegada masiva de inmigrantes sirios a las costas mediterráneas en 2016 hasta diciembre de 2017, en toda la Comunidad de Madrid se ofertaron 1.197 plazas para acoger a solicitantes y beneficiarios de asilo. De ese total, 235 se destinaron a los Centros de Acogida al Refugiado (CAR) de Vallecas y de Alcobendas;otros 941 se reubicaron a las entidades colaboradoras y ONG subvencionadas por el Estado como CEAR, Cruz Roja, Pro Vivienda, Red Acoge, Adoratrices, La Merced, entre otras;y, por último, el Ayuntamiento ofreció 21 pisos de la EMVS para acoger a 71 personas. Según las mismas fuentes, este tipo de recursos son los primeros con los que cuentan quienes llegan a España y piden asilo. Suelen estar allí de 6 a 9 meses, siempre acompañados de trabajadores sociales que les asesoran en sus trámites. Los datos sobre inmigrantes irregulares que precisan ayuda humanitaria son mayores, subrayan desde el Ministerio. Asunto de Estado Para añadirle confusión a la guerra de cifras, existen aún otros datos: los de la Oficina de Atención al Refugiado de la Comunidad de Madrid. Desde que se puso en marcha, en septiembre de 2015, y hasta el 24 de abril de 2018, ha registrado a 329 personas atendidas. De ellos, 169 han sido acogidos en dispositivos ubicados en Madrid, y 160 en el resto de la región. «En el Ayuntamiento tuvimos que hacernos cargo de todos ellos pero no teníamos los recursos suficientes», aseguraba la alcaldesa Manuela Carmena La Comunidad de Madrid no se ha puesto de perfil en esta crisis de los refugiados del Aquarius: el portavoz del Gobierno autonómico, Pedro Rollán, afirmó que están dispuestos a colaborar y «prestar el servicio que corresponde». Eso sí, no ha querido comprometerse en cifras: acogerán a aquel número de refugiados que determine el Gobierno de la nación. En todo caso, recordó que es el Gobierno de Pedro Sánchez el que marca la pauta: «Nosotros estamos a la espera de que el Estado determine cómo se van a repartir». Una vez que la Administración Central fije esas «cuotas» a cada autonomía, Madrid lo gestionará «a través de la Federación Madrileña de Municipios», que es el cauce establecido, «habilitando los recursos en los diferentes ayuntamientos y los de las personas que voluntariamente decidan acoger». No quiso Rollán concretar una cifra de refugiados óptima; dependerá de, entre otras cosas, el tipo de prestación que vayan a recibir. Como ejemplo, citó que hacer reconocimientos médicos a 629 personas en una Comunidad como la madrileña donde cada día en los hospitales se atiende a cientos de miles de pacientes no supondría ninguna complicación. Recordó que son «motivos humanitarios» los que mueven esta acción, que ha tenido un «foco mediático muy importante por la situación de desesperación en que se encuentran los 629 seres humanos del barco», pero alertó de la gravedad de un problema que «es un asunto de Estado». Por eso, afirmó, «espero que la Unión Europea se tome muy en serio la política de inmigración» porque «no creo que sea este el medallero de la solidaridad; en la próxima cumbre europea tiene que abordarse el tema a fondo».
,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this:
Read previous post:
Casi 200 marroquíes fueron procesados en 2017 por homosexualidad y 3.000, por adulterio

EFE El Código Penal marroquí castiga la práctica de la homosexualidad con hasta tres años de cárcel.El delito de adulterio...

Close